13 familias de Catrumán cuentan con innovador sistema de agua potable

13 familias de Catrumán cuentan con innovador sistema de agua potable
Archivo

En una masiva asamblea se cerró el proyecto Red Participativa de Agua en Catruman, junto con el corte de cinta que dio por validado el prototipo innovación social de Corfo que llegó a solucionar el problema de déficit hídrico en parte de la comunidad rural sin dejar de reconocer la importancia de los roles del ecosistema para la gestión del agua, además de acciones de manejo integradas con el objetivo de velar por la cantidad y calidad del vital elemento.

La iniciativa financiada por el Fondo de Innovación del Gobierno Regional de Los Lagos junto a Corfo y ejecutada por el Instituto de Ecología y Biodiversidad, se ejecutó durante 17 meses con la participación activa de la comunidad beneficiada, quienes aportaron con sus saberes y mano de obra para su concreción. Además se contó con aporte de recursos por parte de la Gobernación de Chiloé y la Municipalidad de Ancud, resultando un sistema de abastecimiento de agua que hoy está beneficiando a 13 familias de la localidad rural además su centro cívico compuesto por la sede social, club deportivo, la capilla y el cementerio.

“Para nosotros como Corfo lo más importante es que el prototipo de innovación que se planteó se logró concretar, hoy día tenemos una comunidad que tiene agua en sus hogares y además una organización que va administrar esta red de agua potable rural y sobre todo aplicando la sabiduría y trabajo de la propia comunidad que es lo más rescatable. Creo que este es un modelo muy replicable en otras comunidades no solamente en Chiloé, sino que también en otros sectores rurales del país”, señaló Juan Carlos Silva, quien asistió a la asamblea en representación del director regional de Corfo.

Así también, Pía Barría, presidenta de la Junta de Vecinos de Catruman se mostró satisfecha por la concreción de esta iniciativa “Como comunidad estamos felices, ya se concretó el proyecto de la Red Participativa de Agua y por parte de la junta de vecinos, capilla y club deportivo ya tenemos agua en nuestro fogón, así que es un gran avance y por lo menos ya no vamos a andar solicitando agua a la municipalidad cada vez que realizamos una actividad, ya concluyó ese trámite”.

El proyecto contempló la elaboración e implementación de planes de ordenación predial, destinados a mejorar las prácticas productivas que desarrollan los vecinos que habitan la microcuenca, apoyado de talleres de capacitación abiertos a toda la comunidad con el objetivo de fomentar la conservación de bosques y la aplicación de prácticas agroecológicas en la ganadería y agricultura para asegurar agua de calidad y en cantidad suficiente para los habitantes del sector. Además, se instaló una estación de monitoreo hidrológico y la implementación de tecnología para la depuración de aguas servidas, implementando un humedal artificial a cargo de la empresa BioAntu.