Tirso Alvarado, buzo que trabajaba para la empresa Escafandra, murió el pasado 31 de diciembre, mientras realizaba faenas en las mallas loberas del centro de cultivo Chalihué de Invermar.

La Fiscalía Marítima de la Gobernación Marítima de Castro lleva la causa para determinar las responsabilidades y circunstancias en la que ocurrieron los hechos. De manera paralela, está abierta una causa en la Fiscalía de Castro.

El jefe de operaciones de la Gobernación Marítima de Castro, Teniente Daniel Ramírez, en conversación con Salmonexpert, explicó que aún están en una etapa de investigación.

“Una de las hipótesis que se maneja es que pudiese ser que la consola presentaba algunos defectos, lo que aún es materia de investigación. Otra hipótesis es que pudo haberse producido un desvanecimiento del buzo a los 33 metros de profundidad, que ocasionó que él mismo se sacara la máscara y producto de esto se ahogara. Otra hipótesis tiene que ver con la manguera, que se hubiese doblado en algún punto”, comentó el oficial.

“El Ministerio Público por lo general tiene 90 días para llevar a cabo su investigación, que en estos momentos está en manos de la Policía de investigaciones en conjunto con un perito de la Armada. En cuanto a la Fiscalía Marítima, tenemos hasta seis meses de plazo para llevar a cabo la investigación administrativa”, añadió a Salmonexpert el Teniente Ramírez.

Fuente: SALMONEXPERT