La acción fiscalizadora surge tras la solicitud planteada desde el Congreso por el Senador Iván Moreira.

El parlamentario de la UDI, señaló que la entidad de salud habría aumentado planta durante los últimos dos años, sumando a “operadores políticos”.

Carlos Zapata, director subrogante del Servicio de Salud Chiloé, confirmó que la Contraloría regional se hizo parte del proceso y ya está recabando información.

En los próximos meses podrían estar los resultados de la auditoria, lo que permitirá a los nuevos representantes de la dirección provincial de salud, tomar decisiones al respecto.