Es una tónica a nivel nacional, que las personas están atreviéndose a denunciar el acoso sexual y laboral en sus lugares de trabajo. Y en esa línea, el llamado desde el Ministerio del Trabajo y Previsión Social, es a seguir dando aviso de estas malas prácticas.

En nuestra región, las cifras sitúan a Los Lagos como la quinta a nivel nacional en denuncias por acoso sexual, según datos entregados por la Dirección del Trabajo. Si en el primer semestre de 2018, se registraron 9 denuncias, en lo que va de 2019 ya hay 16, totalizando un aumento del 78%, siendo solamente superados por la Metropolitana, Valparaíso, Biobío y la Araucanía.

Por su parte, los registros de acoso laboral tuvieron una alza del 10%. De 67 denuncias en la primera mitad del año pasado, ahora van 74%. Y a nivel nacional, Los Lagos está en el sexto lugar, tras la Metropolitana, Valparaíso, Maule, Antofagasta y Biobío.

El Seremi del Trabajo y Previsión Social, Mauro González, instó a que los trabajadores no se amedrenten ante estos hechos y acudan a las instancias pertinentes: “Nosotros como Gobierno estamos con una fuerte fiscalización y el llamado es a denunciar. No es que exista más acoso que en tiempos anteriores, sino lo que ocurre, es que se ha perdido el temor a denunciar por parte de los afectados. Esa es la mirada que tenemos y por lo recibido en nuestras Inspecciones (del Trabajo)”, dijo.

Por su parte, la directora regional subrogante del Trabajo, Yoselin Guelet, precisó que los piropos, las invitaciones a salir después del horario laboral, los comentarios subidos de tono, son parte de las denuncias que más se repiten, dando cuenta de una mala costumbre que sigue arraigada en algunas personas y que afecta principalmente a las mujeres.

Si una persona es víctima de estos lamentables hechos, tiene varios caminos. Si el empleador es que el cometió el ilícito, el trabajador puede denunciar en la Dirección del Trabajo, quienes efectuarán una investigación. Si se detectan indicios de que haya ocurrido, se efectuará una mediación y de no ser resultar fructífera, el proceso pasa a la vía judicial.

En caso de que el acosador sea otro trabajador, se realiza una fiscalización a la empresa en pos de revisar si hubo una investigación interna. De no ser así, pueden haber eventuales sanciones.