Todas las personas que viven, han estado o visitado Curaco de Vélez, en Chiloé, conocen a José Navarro, el guía de visitas de la Cripta del Almirante Galvarino Riveros, ubicada en la Plaza de Armas de la comuna, lugar del que es el responsable de su cuidado por cerca de tres décadas y desde donde se ha encargado de difundir y perpetuar la historia y el legado del héroe naval en la comunidad y a los miles de turistas que ha recibido a lo largo de estos 30 años.

En consideración al importante rol que ha desempeñado “don Nelo”, como es conocido popularmente este destacado trabajador municipal, la Corporación Patrimonio Marítimo de Chile en conjunto con la Comandancia en Jefe de la Quinta Zona Naval, quisieron reconocer la importante labor que realiza y en el marco del “Programa de desarrollo cultural, patrimonial y marítimo” que se está llevando adelante en la zona, lo invitaron a Valparaíso a conocer distintos hitos históricos navales y puntos de atractivo cultural y turístico, actividad que contó además con el apoyo de la Comandancia en Jefe de la Escuadra, así como de la Comandancia en Jefe de la Primera Zona Naval y sus unidades dependientes, en particular del Museo Marítimo Nacional.

En la comisión que tuvo lugar entre el lunes 21 y jueves 24 de enero, don Nelo fue recibido personalmente por el Presidente de la Corporación Patrimonio Marítimo de Chile, Almirante Sr. Rodolfo Codina Díaz, y pudo visitar el “Monumento a la Marina” con su cripta, el Edificio Armada de Chile, la Batería “Esmeralda”, la Fragata “Riveros”, el Faro “Punta Ángeles”, el Museo Marítimo Nacional, entre otros atractivos de la Ruta Patrimonial Naval y de la ciudad, interiorizándose acerca de los diversos aspectos históricos, sistemas de funcionamiento y atención turística, experiencia que podrá aplicar a su trabajo diario.

Cabe destacar que este curacano, amante de la historia de su tierra y su mar, tendrá un destacado papel en la puesta en marcha del programa antes mencionado, en el que está trabajando la Corporación Patrimonio Marítimo de Chile, ya que éste considera el “Centro Cultural Municipal y Museo Curaco de Vélez”, la “Cripta del Almirante Riveros” y el “Museo Escolar Patrimonial Galvarino Riveros de Changüitad” como espacios interdependientes y complementarios

A grandes rasgos, la idea contempla la transformación del “Centro Cultural Municipal y Museo de Curaco de Vélez» en la “Sala Histórica Almirante Galvarino Riveros”, donde se pretende desarrollar un guión museológico que resalte al insigne marino y a los coterráneos que participaron en la Guerra del Pacífico. Asimismo, se considera incluir diferentes hitos históricos y personajes de importancia en la zona, como fue la Toma de Posesión del Estrecho de Magallanes con la Goleta “Ancud” y la notable labor del Piloto Carlos Miller Norton, en la concreción de dicha hazaña. También, se resaltarán los principales factores geológicos que modelaron la geografía del archipiélago de Chiloé. Por último y como corolario de la visita, se contemplará el recorrido por la Cripta del Almirante Riveros, respetándola como lugar de culto.

Por otro lado, en el actual «Museo Escolar Patrimonial Galvarino Riveros de Changüitad» se espera establecer el “Centro de Cultura Marítima” que dé cuenta de los aspectos culturales de los pobladores del archipiélago; de cómo la geografía y el entorno, moldearon la vida y costumbres de sus habitantes y el modo en que se desarrollaron las artes y oficios ligados al mar.

La propuesta de Changüitad es diferenciarse, habilitando una de las casas de manera “funcional”, a la usanza del siglo XIX y en otra, mostrar de manera práctica los diferentes oficios, con apoyo de artesanos de la zona. Asimismo, el proyecto considera tener habilitado un embarcadero con una lancha chilota, para hacer cortas navegaciones con los visitantes.