Isla Aucar de la comuna de Quemchi es declarada Monumento Nacional

“La isla de las almas navegantes” es un centro ceremonial con un cementerio e iglesia pequeña, un jardín botánico, un humedal y un puente de madera nativa de 500 metros de longitud y 2 metros de ancho que permite llegar a ella caminando.
Isla Aucar de la comuna de Quemchi es declarada Monumento Nacional
Archivo

A 7 años que se iniciara un procedimiento de declaratoria de Monumento Nacional, en la categoría Zona Típica o Pintoresca, este miércoles, en una sesión ordinaria del Consejo de Monumentos Nacionales se aprobó la declaratoria de “monumento histórico” a la turística isla Aucar y su entorno.

Recordemos que en 2017, la propia comunidad organizada, a través del sacerdote Daniel Mansilla junto al Conjunto Folclórico de Aucar, la Unión Comunal de Junta de Vecinos de Quemchi y la Asociación de Turismo Cultural Sustentable de Aucar, hicieron esta solicitud, la que contó con el apoyo de la Secretaría Técnica del CMN para la elaboración del expediente, incluyendo participación ciudadana, consultas de opinión y pertinencia de consulta indígena, lo que fue considerado no procedente por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

“Estamos muy contentas de iniciar la transmisión de las sesiones del Consejo de Monumentos Nacionales con esta declaratoria tan sentida para la comunidad de Quemchi, pues se trata de un espacio ritual que refleja muy bien la tradición cultural chilota y donde sus valores y atributos están asociados a su relación entre lo construido y el paisaje. Chiloé ha sido una temática al centro de las preocupaciones de este Consejo, no solo por ser Sitio de Patrimonio Mundial, sino por las manifestaciones de nuestros patrimonios inmateriales vinculados al territorio, defendidos por sus propias comunidades”, dijo la subsecretaria del Patrimonio Cultural y presidenta del CMN, Carolina Pérez Dattari.

En la sesión, participó telemáticamente, la seremi de Cultura, Cristina Añasco, quien agradeció a la Oficina Técnica de Chiloé, por agilizar y acompañar a las comunidades de isla Aucar, que permitieron concretar este gran objetivo.

Aucar es una pequeña isla que está cerca de Quemchi, también llamada “La isla de las almas navegantes” pues el escritor quemchino Francisco Coloane la bautizó así, asimilando la isla y su cementerio a un barco esperando zarpar algún día. Por lo de “muertos enterrados” o “almas”, es que la isla es un centro ceremonial con un cementerio pequeño, donde la memoria de muchos está unida a esta isla. También hay una iglesia pequeña, un jardín botánico y un humedal.

Cuenta como importante atractivo con un gran puente de madera nativa de 500 metros de longitud y 2 metros de ancho, que permite llegar a la isla más fácilmente caminando a través de ella. Fue construida en los años ’80 para que en cualquier momento se pudiera atravesar a la isla, estando alta o baja la marea, y sobre todo para las celebraciones religiosas allí se realizan.

“Yo estuve para la inauguración de la pasarela, a la que se invitó al importante quemchino Francisco Coloane. Una construcción hecha por los propios carpinteros y de la mano del cura párroco, que plantó los primeros almácigos de tulipanes. Agradecemos esta instancia que nos permite dar a conocer este espacio de encuentro de la comunidad, donde se expresa la religiosidad, ya sea por sepultar a sus deudos o los pasacalles para celebrar a algún santo, festividades que son verdaderamente genuinas. Agradecemos al Consejo esta declaratoria”, dijo Teolinda Higueras, en representación del Concejo Municipal de Quemchi. 

Quien también ha seguido el proceso de declaratoria es el diputado Alejandro Bernales, quien desde Valparaíso agradeció el trabajo de las comunidades y sus dirigentes. 

La construcción de la Iglesia, de la pasarela y la mantención del jardín botánico representan el trabajo colectivo de la comunidad y el vínculo con su entorno, y es la expresión de la arquitectura tradicional en madera pesar de ser contemporáneas.

0:00
0:00