Con un recorrido y una ceremonia encabezada por la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, y la comunidad de la capital chilota, Cecrea Castro abrió sus puertas como una nueva infraestructura cultural pública, moderna y equipada plenamente para el desarrollo creativo y la experimentación en artes, ciencias, tecnología y sustentabilidad. Una obra esperada por las niñas, niños y jóvenes de la provincia y la región, quienes han sido parte de este programa que promueve su derecho a crear e imaginar.

“Esta inauguración ha sido una gran fiesta. Un sueño colectivo hecho realidad gracias al trabajo de muchos. Me emociona y llena de orgullo ver cómo los niños y niñas de Castro se sienten parte de una infraestructura que les pertenece y que tienen la responsabilidad de cuidar, para ellos y las generaciones futuras. Sentimos la satisfacción de promover estos espacios desde nuestro Ministerio que permiten el desarrollo creativo e integral de la comunidad”, dice la ministra Valdés.

La apertura del Cecrea Castro se celebró con la participación autoridades locales, y de los niños, niñas y jóvenes que han sido parte del diseño del espacio. Su puesta en marcha se realiza con una nutrida programación, con los laboratorios Perímetro Editorial, de Editorial Repisa; Experimentación Sonora, de Sonido Cínico; o los talleres de La Memoria de las Manos, proyecto que se convertirá en el primer programa de experiencias intergeneracionales para la transmisión de saberes patrimoniales. Esta propuesta se enmarca en el programa Adulto Mejor, impulsado por la Primera Fama, Cecilia Morel junto al Servicio Nacional del Adulto Mayor.

El centro además se encuentra exponiendo la muestra Et Migrandi, del colectivo Tsonami, que invita a todas las personas a sumergirse en una experiencia única relacionada a los procesos migratorios del mundo animal. Las Fundaciones Meri y Caserta han desarrollado la Escuela de Innovación para el Aprendizaje, mientras el Ministerio de las Culturas realizará este 2019 la primera residencia internacional de arte colaborativo en el espacio Cecrea.

El programa Cecrea tiene como objetivo potenciar el desarrollo de niños, niñas y jóvenes como ciudadanos activos, creativos e integrales, capaces de aportar desde la colaboración y el respeto mutuo a la construcción de una democracia con mayor participación e inclusión. Cumplir con esta labor supone además contar con espacios adecuados para ello, con diseños que integren las opiniones y necesidades de los niños, niñas y jóvenes pero que ante todo se configuren como espacios seguros y garantes de derechos.

“Yo estoy fascinada, me encantó el edificio, todos quedamos asombrados. Desde que yo era niña este era un lugar muy abandonado y estoy feliz que ahora le podamos dar utilidad. Espero que lo podamos usar bien todos los niños de la isla, porque está abierto a todo el público, no sólo para los jóvenes. Motiven a sus hijos, a sus nietos a que vengan a participar”, dice Antonia Bórquez, representante del Consejo de Niños de Cecrea Castro.

Desde 2015 a la fecha se han realizado cerca de 2.500 actividades formativas (laboratorios, escuchas, Consejos de NNJ, giras y otras) en los que han participado más de 68 mil niñas, niños y jóvenes, y unos 15 mil adultos a lo largo de Chile.

Sobre Rosario Ateaga, la primera directora Cecrea

El pasado lunes 20 de mayo, el Ministerio de las Culturas anunció a Rosario Ateaga como la primera directora de Cecrea Castro. Ateaga es artista visual y magíster en artes visuales en la Universidad de Chile, participante del Programa de Estudios Independientes en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (master en Estudios Museísticos y Teoría Crítica de la Universidad Autónoma de Barcelona (España). Durante los últimos años ha dedicado su trabajo al desarrollo artístico y la gestión cultural de Chiloé.

En sus primeras declaraciones, afirmó sentirse muy afortunada por tener la posibilidad de asumir el desafío de encabezar este espacio “que favorece a la educación artística en su totalidad, pues la posibilidad de imaginar prácticas institucionales y pedagógicas experimentales desde las artes, las ciencias, la tecnología y la sustentabilidad deviene en una capacidad de actuación que se conecta con la estructura social de los/as niños, niñas y jóvenes”.