“Este es un ejemplo vivo de las ventajas del cooperativismo moderno en cuanto a fórmula asociativa que permite a los pequeños productores crecer y salir a los mercados nacionales e internacionales”, señaló el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, durante su visita, en la isla de Chiloé, a la “Cooperativa Campesina Chilcoop”, organización de mujeres que está conformada por diez productoras que cultivan papas nativas chilotas, producto que está protegido e inscrito como Patrimonio Nacional en el Registro Variedades del Servicio Agrícola y Ganadera (SAG).

Durante la jornada, el Ministro Walker, junto al director nacional de Indap, Carlos Recondo, entregó $ 6 millones a la cooperativa a través de un programa de Indap que apunta a un plan de desarrollo de inversiones que les permitirá tener una planta de proceso para poder seguir comercializando la papa nativa con valor agregado.

Esta cooperativa se conformó como agrupación Las Carmelitas y desde 2016 son usuarias del Programa de Asociatividad Económica (PAE) de INDAP, recibiendo asesoría de la Universidad Austral de Chile en materias de fortalecimiento organizacional, formalización de la organización y desarrollo de imagen corporativa de la agrupación.

Entre sus principales avances está su conformación como cooperativa, la generación de ventas a nivel grupal de papas nativas, la promoción de este producto en el sector gastronómico local, así como la organización del Simposio de Productores de Papas Nativas de Chiloé y entre los acuerdos comerciales sellados con éxito, destacan los firmados con la Empresa Tika y un envío de papas nativas a Isla de Pascua-Rapa Nui.