Hoy se dio a conocer el nuevo equipo que liderará la salud en la provincia de Chiloé. Se trata del ingeniero comercial, Erik Poblete, como director (s) del organismo, junto al doctor Luis Ferrada, quien asume la sub dirección médica,  junto a la Dra. Jacqueline Sánchez y en doble función el abogado, César González, quien se desempeñará como jefe del departamento jurídico y jefe de gabinete;  mientras que en el hospital de Castro, retoma sus funciones el Dr. Francisco Ricaurter en la dirección y el Dr. Arturo Cerda en la sub dirección médica.

Con vasta experiencia en salud, el nuevo equipo anunció una serie de medidas que buscan proteger la salud en la provincia de Chiloé, trabajo que realizarán en coordinación con el Ministerio de Salud y la atención primaria.

Entre las recomendaciones entregadas se insistió en el autocuidado, evitando las aglomeraciones  y los saludos de mano y de beso, y lo más importante realizar lavado frecuente de manos. Al toser y estornudar, taparse la boca y nariz en el pliegue interior del antebrazo o usar pañuelos desechables, los que deben ser eliminados, evitando además el contacto directo con otras personas manteniendo siempre un metro de distancia y mantenerse en casa.

En la ocasión se reiteró el llamado a evitar acudir a las urgencias innecesariamente, asegurando que está disponible la plataforma de Salud Responde donde las personas pueden llamar al 600 360 7777 para realizar sus consultas y recibir orientación en situaciones de emergencia.

Esta es una muy buena herramienta ya que permite acercar la salud a quienes viven en sectores apartados resolviendo vía telefónica algunas situaciones en que sólo se necesite orientación, evitando de esta forma traslados innecesarios.

Los directivos instruyeron al personal de salud, intensificando las medidas de seguridad manteniendo un adecuado lavado de manos antes, durante y después de la atención de pacientes, utilizado los elementos de protección adecuados: mascarilla de tipo quirúrgica, antiparras, bata manga larga desechables y guantes desechables. En caso de que se realicen procedimientos que generen aerosoles, la mascarilla quirúrgica debe ser reemplazada por mascarilla con filtro tipo N 95, y el adecuado manejo de los equipos, desechos y ropa de pacientes, así como el uso de material clínico y dispositivos médicos reprocesados.