La semana pasada cerca del puerto de Quellón se realizó la fiscalización de una embarcación por el
hurto de salmón desde Aysén. En el operativo se reforzó con personal de policía marítima, donde
tras la detención, los tripulantes no pudieron acreditar el origen del producto, ni donde sería
despachado.

“Los robos en la industria del salmón se estiman en aproximadamente el 1,5 % de la producción
anual, lo que equivale a US$ 50 millones al año aproximadamente. Es una gran pérdida de tiempo
y recursos para todos, incluido el Fisco también por la pérdida de impuestos. Además disminuye la
capacidad de generación de nuevos empleos e inversiones para el sector”, explicó Monge tras
conocer el operativo.

La información quedó a disposición de la Fiscalía de Quellón, mientras que las 14 personas
involucradas pasaron a control de detención. Según indicó la autoridad marítima, la embarcación
salió desde Puerto Montt hasta Aysén, donde habrían realizado el robo que este tenía como fin
llegar hasta Calbuco para realizar su distribución.

“Es preocupante el incremento de los robos a centros de cultivo y al transporte. Nos preocupa el
nivel de coordinación que estamos viendo en estas bandas y el nivel de violencia, los efectos en los
trabajadores, la pérdida patrimonial y los potenciales efectos en consumidores finales, por no
contar con la trazabilidad y los manejos necesarios para el producto”, agregó Monge.

“Desde inicios del año pasado el gremio ha centrado sus esfuerzos para combatir y enfrentar el
tema. Se creó la Mesa de coordinación Interna empresas productoras de salmón y alimento, la
cual nos ha permitido generar procedimientos por delitos de hurto y receptación por robo de
alimentos que afectan a la industria”, explicó Matías Ruiz Tagle, Abogado de SalmonChile.

El gremio ha realizado una serie de acciones para prevenir y detener estos delitos. “Se ha
elaborado un mapa interno, el cual nos ha permitido reaccionar con mayor certeza y celeridad
para identificar a las empresas que han sido víctima, también se confeccionó un instructivo para
detectar especies robadas, el cual ha ayudó a las policías en los controles carreteros y los
procedimientos donde se decomisa el salmón, así también se realizaron dos Talleres de
Capacitación a Fiscalías, Autoridad Marítima, Policías entre Puerto Montt y Chiloé. Estos talleres
han sido de gran utilidad para la coordinación con las autoridades. Se ha logrado sensibilizar la
problemática del comercio de salmón robado en la región y las policías están muchos más activas
con la fiscalización y control”, concluyó Ruiz Tagle.