Cubierta por un color rojizo, amaneció la playa de la ciudad de Queilen. El inusual fenómeno alcanzó una extensión de 100 cien metros.

Editar mi perfil